1920 – 1929

 

En esta década el RCD Espanyol empezó con muchos problemas deportivos y económicos, las marchas de Zamora, Gracia, Zabala y Alvarado dejan muy diezmado al equipo y otros muchos jugadores son llamados a la guerra de África, hecho que condena al Espanyol en última posición del campeonato de Catalunya en 1922, cayendo con unos sonrojantes 0-9 y 10-0 frente al eterno rival. Por si fuera poco, el Espanyol es desahuciado del campo de la Calle Industria. En la barbería Pintó, de la Ronda Sant Pere, mientras el gran patriarca espanyolista, Don Genaro de la Riva, estaba esperando turno, escuchó una conversación entre el barbero y un cliente que estaba siendo atendido:

Mal se ponen las cosas don Juan, para el Espanyol” – aseveró el barbero. “Muy mal. Los hemos matado definitivamente. Hemos conseguido que los echen de la calle Industria”, comentó con tono burlesco. Tras oír tal conversación, Don Genaro saltó como un resorte de su sillón totalmente indignado, cuál sería su sorpresa al comprobar que era nada más y nada menos que Hans Gamper quien dijo esa hiriente afirmación. Hecho que le sorprendió, ya que el dirigente azulgrana no solía ser beligerante verbalmente, más bien lo contrario. A pesar de ello, Don Genaro no pudo contener su indignación ante esa situación y exclamó: “Está usted muy equivocado señor Gamper. Mientras yo viva, el Espanyol vivirá!!! Y si no tiene campo, no se preocupe, yo le compraré uno”.  Ese mismo año, Don Genaro compró los terrenos de Can Rabia para que el Espanyol pudiera jugar en un campo propio.

No conforme con la compra de los terrenos de Sarrià, el dirigente espanyolista aprovechó la coyuntura de que Zamora estaba discutiendo un nuevo contrato con el Barcelona, para “robarle” al guardameta con una oferta mareante y Zamora no dudó para volver de nuevo a su casa. También intentó lo mismo con Samitier, pero este quiso primero hablar con el Barcelona, hecho que hizo truncar la operación. La marcha de Zamora sentó muy mal al Barcelona y denuncia el contrato con el Espanyol, ya que se debía tener el permiso del club de origen para inscribir al jugador y la Federación Catalana inhabilitó a Zamora por un año sin jugar.  La Federación Española ante el interés de contar con el jugador le indulta para poder jugar con la selección en diciembre contra Portugal. En el día de noche vieja, Zamora hace una actuación memorable en un amistoso contra el Sparta de Praga, donde el meta deja intervenciones estelares que impresionó a todos los presentes. Desgraciadamente ese indulto no durará mucho, ya que el 14 de enero de 1923, la Federación Catalana, ante las insistentes presiones del Barcelona, anuncia que un Europa-Espanyol debe repetirse por alineación indebida de Zamora, quien, tras muchas discusiones, queda finalmente descalificado hasta final de esa temporada, para regocijo del Barcelona.

El 18 febrero de 1923 se inaugura el campo de Sarrià, aún sin terminar. Los blanquiazules vencen al Sants (4-1) en partido del Campeonato de Catalunya. Tonijuán marcó el primer ‘gol y fue objeto del primer penalti, por parte de Moltó, que Álvarez transformó. También en ese año, el Espanyol crea las secciones de baloncesto, rugby y hockey sobre hierba.

En 1924 se agrava la rivalidad frente al Barcelona, una tangana entre los jugadores en Les Corts tras haber, provoca las iras de los espectadores que lanzan todo tipo de objetos, provocando que el partido se suspenda. La Federación catalana hace repetir el partido a puerta cerrada, hecho que aprovecha el Espanyol para imponerse por 0 a 1. El 4 junio de 1926 comienza un histórico viaje a América para financiar buena parte del inacabado estadio de Sarrià. A bordo del Princesa Mafalda, zarpan de Barcelona los jugadores Zamora, Portas, Caicedo, Saprissa, Vantoirá. Trabal, Arriaga, Mauri, Oramas, Yurrita, Padrón, Colla y varios jugadores de diferentes equipos: Esparza (Tolosa), Cubelis (Valencia) y Urquizu (Osasuna), el entrenador, Paco Bru; el presidente, Genaro de la Riva, y el periodista José Luís Lasplazas. Un mes más tarde se unen los madridistas Quesada, Escobar y Félix Pérez y el colegiado Luis Colina. El Espanyol deja una gran imagen y se demuestra que Zamora no es solo una estrella nacional, sino toda una celebridad internacional, como muestra, al jugador del Nacional de Montevideo, Piendineni, le regalaron un chalet en las afueras de Montevideo por batir al mítico portero y darle con aquel tanto la victoria al conjunto charrúa.

La década acaba de gran manera para los blanquiazules, ya que reúne uno de los mejores equipos de la historia, logrando un meritorio doblete conquistando el Campeonato de Catalunya y la Copa de España, ambos acabando la competición invicto. La final de la Copa de España se celebra bajo unas condiciones infernales, tras las lluvias torrenciales que sufrió la ciudad de Valencia. El Espanyol se impuso por 2 a 1 al R. Madrid, ganando su primera Copa de España de la historia.

Por último, en 1929 se crea la Liga, donde el Espanyol tiene el honor de ser el equipo que anota el primer gol de la competición por obra de Pitus Prat.

ONCE IDEAL

1920-1929

PORTERO

Ricardo Zamora: El “Divino” volvió al RCD Espanyol en 1922. Su fichaje estuvo implicado de mucha polémica al ser sancionado por El impacto de la irrupción de ese adolescente llamado Ricardo Zamora fue todo un acontecimiento en el mundo del futbol. Pese su corta edad, Zamora demostró ya todas sus cualidades que mostró en un futuro. Toda una leyenda del futbol nacional y más aún en el RCD Espanyol.

DEFENSAS

Ricardo Saprissa: Ha sido uno de los ‘grandes’ del espanyolismo. Ricardo Saprissa, hijo de emigrantes catalanes, nació en El Salvador. Jugador que pese jugar como defensa, era muy elegante, dotado de una gran técnica y que jamás fue expulsado, ni siquiera amonestado. Permaneció en el club durante nueve años (1923-1932), donde logró ser el capitán del equipo tras la marcha del “Divino” Zamora. En su estancia como blanquiazul, formó la primera Penya Blanquiazul de la historia, “La Peña Saprissa”, vivero de jugadores para el club de Sarrià como Martorell, Trias, Llimós, etc.

Eugenio Montesinos: Defensa barcelonés de gran calidad y una gran fuerza destructora para el equipo rival. Jugó en el club a finales de los años ‘ 10 hasta principios de los ’20. Internacional absoluto con la selección española. Vino procedente del España en 1918. Tuvo el privilegio de jugar en el partido inaugural del añorado campo de Sarrià frente al Sants. Junto a Zamora, fueron los dos primeros internacionales con España que nuestro club aportó. Permaneció en el club hasta 1924, para luego recalar en el Europa y el Zaragoza.

CENTROCAMPISTAS

Ramón Trabal: Medio del espectacular equipo campeón de Copa de 1929. Llegó al club en la temporada 1922 y estuvo hasta el año 1933. Durante todos estos años su titularidad nunca fue discutida. Formó una gran media con Tena I y Solé. Empezó a jugar a la edad de 9 años en los equipos inferiores del Espanyol donde fue subiendo peldaños hasta llegar al primer equipo en 1922. Titular indiscutible en su puesto, su retirada se produjo al final de la temporada 1932-33.

“Perico” Solé: Sus inicios fueron en el equipo de su barrio, el Avenç Sport, precursor del actual Sant Andreu. Llegó al Espanyol a mediados de 1926, donde rápidamente se hizo con un hueco en el once inicial. Desde entonces siempre sirvió al club, ya fuera como jugador, entrenador o empleado. Componente titular del Espanyol campeón en 1929 de la Copa de España. Jugaba en la zona ancha del campo y destacaba por su gran calidad técnica y por ser un brillante lanzador de penaltis.

Rafael Oramas: Centrocampista canario, fue un jugador excelente, serio, tenaz, incansable. De gran técnica, que dominaba muchas facetas del juego, eso lo hacía ser muy polivalente, ya que incluso podía jugar de delantero. Era muy hábil y a la vez muy práctico por su regularidad y por su rendimiento, ocupando cualquier puesto que se le designara. Uno de los jugadores más destacados que disfrutó el Espanyol en los años 20.

DELANTEROS

Martín Vantolrá: Vantolrá fue un extremo derecho con capacidad goleadora que militó en el blanquiazul entre 1924 y 1931, siete años en los que tuvo ocasión de ganar la Copa de 1929. El hábil delantero permanecería en el club hasta finalizada la campaña 1929-30. Muy a su pesar, el jugador fue traspasado al Sevilla junto al canario Padrón, concretamente el 5 de diciembre de 1930 a cambio de 300 mil pesetas.

José Luis Zabala: Aterrizó en el cuadro blanquiazul en la temporada 1918/19, donde demostró una clase encomiable y una frialdad a la hora de ejecutar las jugadas nunca vistas en jugadores nacionales. De hecho, esta conducta, le hizo no ganarse mucho el aprecio del público perico, ya que no destilaba la furia y coraje del resto de compañeros, aunque al guipuzcoano no le hacía falta tal circunstancia, al poseer un conocimiento del juego y una colocación desconocidas hasta en aquella fecha.

Antonio Tena II: Delantero que formaba una sociedad temible con Bosch, Vantolrá y Padrón. Ingresó en el RCD Espanyol a finales de marzo de 1928 procedente del CD Sabadell, club en que había iniciado su andadura futbolística, y del que se tuvo que desvincular debido a los problemas económicos de la entidad arlequinada. Jugó en el RCD Espanyol durante tres temporadas.

José Padrón: Extremo izquierdo canario de una enorme calidad, formaba un temible ataque con Vantolrá y Bosch. Llegó al club a mediados de los años ‘ 20. Participó de manera directa en uno de las mejores temporadas de la historia del club, 1928-29, donde se ganó sin perder ningún partido las Copas de España y Catalunya. Fue traspasado junto a Vantolrá al Sevilla en el año 1930.

Tin Bosch: Crisanto Bosch es un jugador mítico donde los haya. Inolvidable por la banda izquierda, junto al canario Padrón formó un ala izquierda legendaria. Bosch se formó en el club grisgrana de La Verneda, el Júpiter, para luego pasar al Terrassa, club en el cual sobresalió y llamó la atención al RCD Espanyol. El bueno de Tin aterrizó a Sarrià en el año 1928 y ganó las dos primeras Copas de nuestro club, la de 1929 (en la que marcó el gol del triunfo) y la de 1940, cuando ya era todo un veterano y sus presencias en el equipo eran más testimoniales.

_____________________________________________________

Bibliografía: Mundo Deportivo, La Vanguardia, Pericosonline, Libros de Historia del RCD Espanyol

Fotos: Libros de Historia del RCD Espanyol.

 

Una respuesta to “1920 – 1929”

  1. Enric Colomé Says:

    Gracies amics per aquets records ¡!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: